El Reciclaje en el Yoga Infantil

Por medio del Yoga también podemos brindar otra gran enseñanza a nuestros niños y niñas, como el respetar y cuidar el lugar donde vivimos. Mediante la acción de reciclar, les mostramos que respetamos el medio ambiente, que amamos nuestro hogar, que protegemos nuestro mar, que valoramos el aire limpio y que anhelamos que la existencia sea mucho más consciente. El reciclaje es necesario hacerlo presente, porque responde a las necesidades de hoy en día. La labor es conscientizar sobre ello en nuestras prácticas de yoga y promover el amor por el lugar donde vivimos . La educación ambiental  es vital para generar una población más sensible, donde los niños/as valoren las instancias para dar una segunda vida útil.

Las 4R: Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar, nos guían hacia la comprensión y a la práctica de instaurar hábitos para la  protección del planeta, desarrollando una visión necesaria de sostener día a día con coherencia y voluntad.

El consumir menos y reciclar más, nos invita a conectar con nuestra creatividad y visualizar oportunidades de creación y planificación de nuestras clases, sin la necesidad de adquirir material comprado en el comercio.

Reciclaje en Casa

Si bien la propuesta de Reciclaje es proporcionada por nosotras/os en nuestras clases de yoga, necesitamos que traspase fronteras y podamos incentivar estos hábitos a nivel familiar. Es por ello, que mediante sugerencias y acciones metodológicas podemos integrar  a la familia en nuestro objetivo de contribuir a la educación medioambiental de nuestro planeta.

Reciclaje y Planificación

Si planificamos sosteniendo por objetivo, el promover las 4R, veremos como todo se vuelve una oportunidad. Como todas aquellas cosas que no sabíamos para que podían ser utilizadas, se convierten en un elemento fundamental para una clase.

Por ejemplo:              

  • Conos de confort: Creación de  circuitos para trabajar respiración, específicamente el soplo.
  • Tapas de botellas plásticas: Formas geométricas para recorrer con nuestro cuerpo.
  • Bandejas de plumavit: Máscaras de animales y sus así practicar sus posturas.
  • Cds: Mandalas colgantes para nuestra concentración.
  • Platos de cartón: Atrapasueños para fomentar el descanso.
  • Botellas plásticas: Botellas de la calma para la ansiedad.
  • Tarros de café, leche: Instrumentos de percusión para marcar los tiempos.
  • Cajas de huevo: Para realizar caminatas sensoriales.
  • Botellas y Cajas de mayor tamaño: Circuitos para actividades de desplazamientos.

Presentando material reciclado y creando junto a ellos/ellas durante alguna clase, estamos promoviendo esa consciencia de la cual hablamos, y así poder generar cambios por medio de pequeñas accione. Así sumamos, colaboramos, aportamos.

El yoga infantil es una poderosa herramienta de transformación, un medio amable y respetuoso para educar en muchos aspectos. La invitación es a descubrir todas las posibilidades que nos entrega para colaborar en el desarrollo integral de nuestros niños y niñas.

Peggysue.S.S

Alimentación y Yoga Infantil

La responsabilidad al trabajar con y para la infancia es transversal. Por medio del yoga infantil podemos desarrollar consciencia en diversos aspectos y uno de ellos totalmente necesario, es el autocuidado mediante una alimentación saludable. Ayudarles a comprender que tomar decisiones alimentarias con responsabilidad es un acto de amor propio, es también generar reflexiones en torno a la manera de nutrirse y a la forma en que queremos vivir. Nuestra alimentación habla del amor que tenemos por nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras emociones. El tomar consciencia de los alimentos que consumimos, es un camino de descubrimiento que invita a explorar y transformar.

La comprensión del autocuidado es necesaria ser descubierta en la infancia para así nutrir el camino. La consciencia sobre la alimentación permite valorarnos y valorar lo ancestral. Promover una cultura nutricional es sostener la sólida convicción de que lo que comemos ahora, determinará nuestro futuro. Es la alimentación una oportunidad para encontrarse consigo mismo/a, con la naturaleza, con la creación, con el todo.

Hipócrates decía: “El padre de la enfermedad puede ser cualquiera, pero la madre es una mala alimentación”

Una alimentación inadecuada sostenida durante nuestra vida adulta tiene considerables impactos negativos. Pero en lo que respecta a la infancia las consecuencias son aún mucho peores. Los niños y niñas se encuentran en su más elevado nivel de desarrollo en todos los aspectos: físico, mental, intelectual, cognitivo, etc. Una infancia en donde no se cuidan los hábitos alimentarios, crea un sistema inmunológico débil, un cerebro poco estimulado y una existencia con muchos riesgos.

Alimentación y Sistema Nervioso

Para cuidar la buena transmisión y conducción del sistema nervioso es fundamental que la mielina este siendo producida adecuadamente, y para ello, es imprescindible mantener una dieta con aquellos alimentos requeridos para su buena producción y regeneración. 

¿Porque es importante la Mielina? La mielina es una sustancia grasa que envuelve las fibras nerviosas y tiene como función el aumento de la velocidad de los impulsos nerviosos, facilitando la comunicación entre neuronas. Este proceso va en paralelo con el desarrollo cognitivo del ser humano. Las conexiones neuronales se van volviendo  más complejas, y su mielinización va relacionada con la realización de conductas cada vez más elaboradas. No es el número de neuronas con lo que influye en el aprendizaje, sino las conexiones neuronales fomentadas por una alimentación saludable. Una neurona recubierta de mielina  transmite cien veces más rápido el impulso nervioso versus otra que no, produciendo una mayor eficacia en el funcionamiento del organismo.

Alimentos favorables para producción de Mielina

  • Ácido fólico presente en cereales integrales y granos.
  • Vitamica C existente en naranjas, limones, kiwi, brócoli, pimentón.
  • Ácido oleico que lo encontramos en aceitunas, nueces, semillas y aceite de oliva.
  • Vitamina A y D obtenidas por el consumo de papaya, zanahoria, espinaca, papa, soya, champiñones.

Alimentos desfavorables para la producción de Mielina:

  • Grasas Saturadas como Frituras y Embutidos.
  • Azúcar refinada como comida procesada, pasteles, dulces, bebidas, kétchup, etc.

Hoy en día estamos comiendo más “productos” que ALIMENTOS, lo que nos indica lo desinformados que estamos como sociedad. El ser humano ha avanzado y evolucionado en muchos aspectos pero en relación a la importante acción alimentaria es necesario avanzar. Los hábitos alimentarios deben ser promovidos por nosotros, los adultos. ¡La responsabilidad es nuestra! El Yoga infantil también es crear consciencia sobre la elección en la variedad y diversidad de alimentos que tenemos a nuestra disposición. Por medio del yoga, podemos  respetar en niños y niñas  el derecho a la vida, el derecho a un desarrollo saludable y con conocimiento.

Peggysue.S.S

El JUEGO en el YOGA: El motor de nuestras clases

Juego y Neurociencias

El recurso metodológico para la infancia debe ser construido a partir del conocimiento de sus procesos naturales, de sus intereses, del contexto biopsicosocial y desde la comprensión que es vital responder a estas necesidades.

El juego resulta ser una metodología asertiva y pertinente para responder a dichas necesidades, además de convertirse en una invitación constante a nosotras/os como guías a conectar con nuestra niña/o interior.

Según estudios se ha obtenido que el Juego está presente en todos los mamíferos y que durante los cinco primeros años de vida del ser humano es una necesidad vital.

El  jugar es la acción más poderosa para la formación de una sustancia, llamada Mielina. Así como también es un  “Agente Neurotrófico”, que permite liberar a la señora Dopamina, quien favorece el disfrutar y encantarnos con las experiencias de goce.

Las Metodologías creativas basadas en el juego y que responden a la necesidad exploratoria de la infancia, estimulan a la tan nombrada Dopamina. Toda experiencia que se articule desde estos cimientos, que pretenden despertar la curiosidad, están colaborando en la creación de caminos neuronales que estimulan diversas habilidades en nuestros niños y niñas.

El potencial del juego radica en como este es guiado y todo lo que es capaz de generar, más que el juego en sí. Debemos responsabilizarnos con su impacto y no olvidar este JUEGO de palabras: “El JUEGO, JUEGA un papel fundamental para el desarrollo humano.”

La psiquis del juego no tiene contradicción emocional, es por ello que lo disfrutan tanto. Están totalmente presentes en cada experiencia. Se aprende jugando y se juega para aprender, simbiosis que no puede separarse. Esta simbiosis nos invita a valorar el disfrute, la alegría, el placer…

Yoga y Juego

El juego debe impulsar todas nuestras planificaciones de principio a fin, revalorando su impacto y su transcendencia. Por medio de la acción lúdica podemos articular actividades de posturas, de respiración, relajación, meditación, etc. El objetivo debe ser instalar la alegría mediante la combinación armoniosa de yoga y juego, donde les permitimos, aprender que en el jugar importa la convivencia, el estar con el otro/a, que aprendemos a depender de otro y a ser independiente del otro/a, que en el jugar no hay colores, que jugando dejamos huellas…

¿CÓMO HACEMOS PRESENTE EL JUEGO?

  • ¡Jugando nosotros/as mismos! Con amigos, familiares, alumnos, etc.
  • Recordando aquellos juegos de infancia que tanto nos gustaban.
  • Observar juegos de niñas/os en recreos de escuelas, plazas, contextos familiares, etc.
  • Empatizar con las necesidades de la infancia y jugar con ellos/as.
  • Estudiar sobre los múltiples beneficios de la acción lúdica, ya que te contagiará a no dejar de jugar nunca.
  • Buscar referentes que tengan experiencias concretas de como han utilizado el juego en sus labores.
  • Investigar sobre la transversalidad del juego en la sociedad: área educativa, área empresarial, área salud.

Peggysue.S.S

Los Yoga sutras de Patanjali: Filosofía del yoga para niños (2/2)

Los Yoga sutras de Patanjali: Filosofía del yoga para niños

En la primera parte de este artículo, publicado anteriormente “Filosofía del yoga para niños (1/2)” se habló del Árbol del Yoga, en el que cada una de sus ramas, situaremos a los 8 sutras y/o peldaños del Yoga. Se profundizó en sus 2 primeras ramas, Yama y Niyama.

Continuaremos con el resto de los Sutras o Ramas.

La tercera rama: ASANAS y/o posturas.

Es quizás una de las ramas del yoga más fáciles de explicar, porque existe una gran cantidad de asanas que los niños/as pueden hacer o que ya hacen durante sus clases. 

El sutra Asana es tan importante como cualquier otra rama del yoga porque desafía a explorar y controlar sus cuerpos, volviéndolos más conscientes, desafiando su concentración a medida que mantienen las posturas.

La cuarta rama: PRANAYAMA, es la conciencia de la respiración.

Nuestra respiración, nos mantiene enfocados, conectados, y trae oxígeno a nuestros músculos para ayudar a estirarnos más profundamente. 

Por ejemplo: Tomen algo que huela bien (una flor, una vela aromática, una fruta). Se inhala lenta y profundamente por la nariz, sintiendo el aire entrar en los pulmones, mientras se disfruta del olor que el objeto elegido brinda. Luego, se exhala lentamente por la nariz. Repetir unas 5 veces con cada objeto seleccionado. 

La quinta rama: PRATYAHARA, habla del control sobre los sentidos, lo que hace posible resistirse a la influencia que los mismos ejercen sobre el cuerpo y la mente.

Para explicar bien esta rama, se debe entender que los sentidos a veces pueden controlar nuestro cuerpo. Algo que se puede usar como ejemplo en relación a los niños, es la concentración en la tv, los videos-juegos o el celular, ya que esto puede evitar que escuchen las cosas a su alrededor (el llamado de sus padres/madres o algo que esté sucediendo en la cercanía que requiera atención).

En Pratyhara se busca extraer la conciencia de la sobrecarga sensorial externa, hacia una conciencia más interna de cada uno de nuestros sentidos. 

La sexta rama: DHARANA, sutra de la concentración.

Se puede practicar fácilmente usando la concentración para centrar la mente en un punto interno o externo al cuerpo.

Tiene por objetivo lograr una concentración plena, ideal para comenzar con la meditación.

Un ejercicio para los niños: Se comienza en savasana (postura del cadáver), se le indica que cierren sus ojos y centren su atención en una parte de su cuerpo, por ejemplo, una mano, y se procede a mantener toda la atención y concentración allí, por medio de un relato.

La séptima rama: DHYANA, es la rama de la meditación.

Es una práctica que requiere una completa concentración y que ayuda a lidiar con sentimientos que parecen estar fuera de control, tales como ansiedad,enojo,tristeza, etc.

Mientras más tiempo se medita, más se regula la mente y las emociones.

Una forma sencilla de explicar esta rama a los niños, es mediante el uso de mandalas.

La octava rama: SAMADHI.

Y llegamos al final de las 8 ramas del árbol, aquí es donde se pone en práctica todo lo aprendido para llegar al Samadhi: estado de plena conciencia o comprensión del propio ser.  

El asana y pranayama preparan para el dharana. Una vez se logra el dharana, dyhana viene más fácil para, finalmente, encontrar samadhi. Es la conexión que sucede entre mente y cuerpo. Se puede explicar como un paso más allá de la meditación, una calma y relajación extrema del cuerpo y la mente, o como la realización de las metas del árbol del yoga y a donde todos los practicantes deberían apuntar.

Neurociencias, Vínculos e Infancia

El desarrollo inicial del cerebro humano tarda varios años en completarse y existen numerosos estudios que confirman que este proceso dependerá de la calidad de vínculos afectivos sostenidos durante los  primeros años de vida. Este acontecimiento permite la sinapsis y la estabilización de redes neuronales. (Evania Reichert, Wilhelm Reich)

Cuando el proceso sináptico se refuerza, las conexiones neuronales se estabilizan y perduran. Si estas mismas conexiones no se usan con frecuencia, son eliminadas.  A esto le llamamos, Poda Sináptica.

“El niño/a al momento de establecer un buen vínculo con el adulto/a, vivenciará la experiencia de bienestar y placer, lo que dará paso a la liberación de neurotransmisores que estimulan aquella sinapsis.” Shore, 2000.

Con esto podemos entender que el estado emocional de nuestra infancia es fundamental para el funcionamiento del cerebro y todas sus funciones.

Las caricias y el contacto físico juegan un papel transcendente, ya que ellas van directo al cerebro, específicamente al núcleo de Accumbens, lugar donde se producen altas cantidades de Dopamina y Serotonina.

Las explosiones y su magia.

La tan nombrada Dopamina, es un neurotransmisor que se activa cuando se experimentan estímulos motivadores y placenteros, favoreciendo la atención, la acción motora, la creatividad, el descubrimiento, y mucho más.  La Serotonina tiene como labor regular el estado de ánimo, el comportamiento social, la memoria, los niveles de ansiedad,  el apetito, etc.

Los caminos realizados a nivel cerebral de ambos neurotransmisores, colaboran entre si  para un equilibrio emocional, una conducta motivada y un comportamiento organizado. Se convierten en un  dúo de químicos naturales que permiten que seamos felices. No debemos olvidar que una activación importante de ellos depende del apego y vínculo con nuestros niños y niñas.

¡Por eso el amor importa!

Existe una sustancia llamada Cortisol, quien se libera en grandes cantidades cuando vivenciamos experiencias traumáticas y/o estresantes. Esta hormona es altamente dañina para las neuronas, ya que destruye las membranas celulares y la densidad de la sinapsis, afectando el desarrollo motor, cognitivo y social. Junto con esto, afectan a la amigdala cerebral, impidiendo la regulación  de la ira y el miedo.

Por ello, la necesaria re-significación de nuestras prácticas hacia nuestra infancia, para dar paso a vínculos amorosos y respetuosos para sostener una educación del y para el corazón,  para despertar el alma. Amar lo que se hace, permite generar vínculos con la misma cualidad, así ellos y ellas perciben esa manera de sentir/hacer y crear en el mundo. Cuando estamos muy cerca del otro/a comprendemos aún más nuestra naturaleza interna.

¿Cómo podemos colaborar en la producción de estos Neurotransmisores?

  • Por medio de una alimentación saludable. Los alimentos ricos en Tirosina y Triptófano tales como semillas, frutos secos, legumbres, cereales integrales y frutas son precursores de la síntesis de Dopamina y Serotonina.
  • En situaciones de estrés, donde el niño/a se enfrenta a emociones adversas, evaluar la disponibilidad que estamos brindando.
  • Utilizar un lenguaje  de seguridad versus un lenguaje que condena. Ejemplos: Hazlo con cuidado, Agárrate fuerte, Si necesitas ayuda, me avisas. En vez de, “Te vas a caer”.
  • Nutrirnos constantemente como adultos y adultas en relación a nuestras habilidades “blandas”, mejor llamadas Interpersonales.
  • Usar la fuerza indestructible de la ternura, desde la suavidad de las caricias, la magia de la mirada, la dulzura de la voz, el arte de escuchar.
  • La intencionalidad de nuestra labor ya sea como educadoras, madres, tías y/o cuidadoras debe llevar siempre el arte de lo afectivo.

Peggysue.S.S

Los Yoga sutras de Patanjali: Filosofía del yoga para niños (1/2)

Dada su naturaleza compleja, los Yoga Sutras de Patanjali pueden ser un texto bastante abrumador: Los yoguis pasan años leyendo, contemplando, analizando y releyendo los sutras en un intento de comprender plenamente lo que Patanjali describe como la práctica del yoga. Esto puede hacer parecer que la filosofía del yoga no pueda ser enseñada a los niños por su complejidad, pero ese pensamiento está alejado de la realidad.

Filosofía del yoga adaptada para niños

Es posible simplificar los yoga sutras de Patanjali sin subestimar la capacidad de aprendizaje de los niños. Sólo hace falta el uso de palabras más sencillas, ejemplos y situaciones de la vida cotidiana, así los niños aprenden de una forma más rápida y se sienten más atraídos hacia la filosofía del yoga que, de otra manera, considerarían aburrido.

Los Yoga sutras de Patanjali

Para que los niños aprendan cada uno de los pilares del yoga de forma fácil, podemos usar como ejemplo que cada uno de los 8 sutras son ramas que forman parte de un árbol, el árbol del yoga. Las 2 primeras ramas, Yama y Niyama, tienen 5 ramitas más pequeñas cada una, las cuales forman parte del todo.

Primera rama: Yama

Los Yamas se centran en nuestro comportamiento y en cómo actuamos en este mundo. Nos dan una advertencia sobre la forma en que tratamos a otras personas, a los animales, a la tierra, a nuestras pertenencias y a los lugares a los que vamos.

Podemos simplificarlo como: “Cosas que no se deben hacer”

Ahimsa: No violencia en la acción, habla y pensamientos con los demás ni conmigo mismo; ser amable conmigo y con los demás, esto incluye personas, animales, la naturaleza, todo lo que nos rodea.

Ejemplos que se pueden usar:

  • Hacia tu cuerpo: beber mucha agua, comerse toda la comida, dormir toda la noche.
  • En el habla: no gritar a nadie, no decir malas palabras, no responder de forma inapropiada.
  • En la acción: no golpear a los demás, respetar el espacio personal, tratar bien a las personas.

Satya: No decir mentiras; ser sincero conmigo mismo y con los demás.

Asteya: No robar; al contrario, sé generoso con lo que tienes.

Brahmacara: No malgastar la energía, usar la energía sabiamente.

Aparagraha: No seas codicioso; sé agradecido por lo que tienes. No acumular cosas innecesarias y no desear cosas que le pertenezcan a otros.

Segunda rama: Niyamas

Los Niyamas se basan en la autoconciencia. Cuando practicamos yoga, es muy importante que escuchemos a nuestros cuerpos y que comencemos a identificar realmente las señales que él nos da.

Podemos simplificarlo como: “Cosas que debemos hacer”

Saucha: Mantenerse limpio en cuerpo y mente. Esto incluye el bañarse correctamente, cepillarse los dientes.

Santosha: Ser feliz conmigo mismo y con los demás.

Tapas: Siempre trabaja duro. Tener disciplina a la hora de hacer cualquier cosa.

Svadhyaya: Estudiar es importante, pero no solo el estudio académico, también el estudio del ser. Aprender a conocerte en profundidad.

Ishvara pranidhana: Entregarse ante Dios, honrar lo Divino.

El resto de ramas o sutras los podrán conseguir en la siguiente parte, Los Yoga sutras de Patanjali: Filosofía del yoga para niños 2/2.

Creatividad e Infancia: Una herramienta para la vida

Por definición podemos entender que la Creatividad es el proceso mental que nace de la imaginación y que engloba diversos procedimientos entrelazados que se integran para dar paso a la producción de una idea, concepto, descubrimiento, etc.

La creatividad supone trabajar con lo que tenemos a nuestra disposición y desde ahí transformarlo, promoviendo un reciclaje del pensamiento.

Podemos entender por Creatividad: “Pensamiento original”, “Imaginación constructiva”, “Pensamiento divergente” y un sin  fin de sinonimia para este hermoso concepto que nos permite caminar la vida con otros zapatos. Es necesaria para enfrentar las dificultades, es pertinente para mirar desde nuevos lentes, para bailar con los errores, para sostener el presente.

Creatividad e Infancia

Que conozcan mil maneras de hacer las cosas, les permite comprender la creatividad en todas sus dimensiones; valorando este recurso como habilidad para la vida y no sólo reducir su impacto en lo artístico.

Nuestra labor es impulsar siempre el observar más allá, que miren desde diversas perspectivas, que visualicen todo lo que quieran y todo lo que anhelan conseguir. Que nunca dejen de vista esos sueños que susurran en sus interiores y que valoren las múltiples miradas, la diversidad de mundos por observar y mundos que observan.

¡Esta cualidad transformadora está en todos lados!  En la diversidad del universo, la naturaleza, el cuerpo humano, las ciudades, las culturas…

El Yoga Infantil y cualquier práctica para nuestra infancia deben gestarse desde ese punto donde el niño/niña pueda expandir su mundo imaginario. Tenemos la responsabilidad de plantar y hacer germinar semillas que transformen sus entornos y así colaborar para que la acción creativa permanezca en ellos, porque ya está, ya existe. La labor es hacer que perdure.

Edward de Bono nos inspira: “La Creatividad no es un talento místico. Es un habilidad que puede ser practicada y nutrida”

Sugerencias de cómo estimular la Acción Creativa

  • Brindando experiencias donde existan más de una solución, que el escenario no sea simplificado y limitado.

Ejemplo: Para el trabajo de posturas de Yoga, dar siempre la posibilidad que ellos/as imaginen de que otras maneras podemos transformarnos en un perro, una serpiente, un águila, etc.

  • Permitir que ellos mismos encuentren la respuesta a sus preguntas, realizando contra-preguntas.

Ejemplo: Si te dicen ¿Por qué vamos a jugar a esto? , responder ¿Por qué crees tú?

  • Dar paso a que tengan la posibilidad constante de proponer, así validamos sus opiniones y les brindamos seguridad.

Ejemplo: Si proponemos un juego donde la consigna es convertirse en Ranas y comer moscas de chocolates, preguntarles qué otro tipo de moscas podemos comer.

  • Instaurar las interrogantes ¿Por qué? Para qué? Cada vez que sea necesario.

Ejemplo: ¿Por qué hacemos yoga?, ¿Para qué nos sirve alimentarnos saludablemente?, ¿Por qué  es importante respirar?, etc.

  • Favorecer la observación constante para apreciar las diferencias, la diversidad de cuerpos, de ritmos, de formas, de plantas, de animales, etc.

Ejemplo: Destinar un tiempo para mirarnos entre todos/as y observar las particularidades de nuestros ojos.

  • Promover el silencio y la quietud para encontrar soluciones, para así escuchar a la mente.

Ejemplo: Si durante la clase alguien se lastima, invitar al grupo completo a cerrar los ojos y pensar qué podemos hacer para ayudarlo.

Peggysue.S.S

Yoga Infantil – El Encuentro con nuestro Niño Interior

El viaje comienza en nosotras/os, en nuestra historia, en nuestra infancia…

Escucharnos para así poder escucharlos/as…

Indagar sobre ello y desde ahí comprendernos, respetarnos y amarnos, nos proporciona señales necesarias para una resignificación de nuestra mirada hacia la infancia y todo ese mundo fascinante sobre la experiencia de ser niños y niñas. El emprender este camino, nos abre la puerta hacia el deleite por observar-se, escuchar-se, silenciar-se, conscientizar-se y con ello también la de comprometernos con la responsabilidad empoderada de educar.

Esa niña/o interior es quien nos recuerda una y otra vez la amalgama de colores, sabores, sonidos y sensaciones que ocurrieron en nosotros. Todas aquellas experiencias que vivenciamos, ya sean gratas o no tan así, nos construyeron en la mujer/hombre que somos hoy en día. Gracias a esa niña/o, quien se ha hecho presente, podemos alcanzar una comprensión mucho más profunda y fidedigna de los grandes maestros que son.

El revisar nuestros dolores, nuestras alegrías, nuestras luces, nuestras oscuridades, es parte de la responsabilidad social que debemos tener con y para el mundo.

Los niños y las niñas necesitan adultos sanos y con sus niños interiores aceptados, florecidos y más presentes que nunca.

Día a día debemos cuidarnos para compartir nuestra mejor versión, donde los errores valen y donde el amor por la transformación propia y del presente son fundamentales.

Si conscientizamos nuestra individualidad de manera amorosa, integrando toda nuestra historia y sosteniendo con valor a esa niña/o que fuimos, y que sigue estando ahí, aportaremos al desarrollo integral de nuestra infancia.

¿Porqué? Porque al adentrarnos en esos recuerdos de juegos, exploraciones, descubrimientos, sorpresas, libertades, alegrías, magias, etc., nos invita a escuchar esas necesidades atávicas e inherentes de todo niño/a. Nos sumerge en un océano de experiencias que nos permitirán comprenderlos más y dejar el “adultocentrismo” a un lado para dar paso a un encuentro empático.

No se trata de hacer más, se trata de hacerlo diferente, donde ellos y ellas, ¡Existan! Que sean protagonistas.

El yoga nos invita a incorporar la constante reflexión sobre la mirada que tenemos del mundo, de nosotros mismos y del camino elegido. Es tomar consciencia, es buscar hacia adentro, es una caja de herramientas para encontrarnos. Un medio para conocernos, EVOLUCIONAR.

¡Esa es la invitación! A cuidarnos y así facilitar experiencias integrales y transcendentes a nuestros niños y niñas.
Dejemos que nuestro pasado sea un baúl ¡repleto de riquezas! Riquezas para nosotrxs mismxs, para otros, para otras.

¿Cómo hacemos todo esto?

Aquí algunas sugerencias que puedes integrar:

  • Investigar sobre tu infancia, reuniendo acontecimientos importantes, vínculos que transcendieron y toda información que percibas que puede ser importante para ti.
  • Practicar Yoga regularmente.
  • Buscar instancias de ¡Juegos!, con niños-as y/o adultos.
  • Observar constantemente a la Infancia: en plazas, escuelas, contextos familiares, etc.
  • Escuchar diálogos infantiles.
  • Estar con muchos niños y niñas. Interesarse por sus mundos: escuchar y preguntar.
  • Apoyar la labor con bibliografía relacionada:
  • “El niño olvidado” Mercedes Guzmán. “Encuentra el hogar para tu niño interior” Stefanie Stahl. “El arte de cuidar a tu niño” Tich Nhat Hanh.

PEGGYSUE.S.S.