Juegos de Yoga para niños: El desafío

Uno de los juegos de yoga más entretenidos y desafiantes que hay es, justamente, “El desafío”. Aquí la memoria, la creatividad y la velocidad mental son entrenadas y puestas a prueba, fortaleciendo así tanto el cuerpo, que se entrena realizando cada una de las poses, como la mente de los niños que participen.

¿Qué se necesita para jugar?

Un espacio amplio y un grupo de niños que ya conozcan diferentes poses de yoga. Si el grupo es nuevo, puedes enseñarles un máximo de 5 poses y disminuyes la duración del juego.

Tiempo recomendado

Entre 10 y 15 minutos.

Beneficios

  • Ejercita la memoria de las poses.
  • Ejercita la velocidad de reacción.
  • Le enseña a los niños a pensar en yoga sin usar los nombres de las poses.

Instrucciones

Para realizar “El desafío”, puedes hacer que los niños se organicen de diferentes formas: en media luna, en un círculo o esparcidos por el espacio disponible, lo importante es que exista suficiente espacio entre ellos.

A dedo, elijes a uno de los niños y lo desafías a hacer una pose de yoga sin decir directamente el nombre. ¿Cómo? De diferentes maneras: “te desafío a hacer una pose en la que ambas manos toquen el suelo”.

Los demás niños tienen que hacer la misma pose que realizó el elegido, y una vez hecho, seleccionas otro de los participantes y lo desafías a otra diferente.

Cada 2 o 3 poses, desafías a todo el grupo a hacer, en orden, todas las poses previamente realizadas, aumentando así el nivel de dificultad y diversión del juego. Otros posibles desafíos pueden ser:

  • Una pose que requiera de mucho equilibrio.
  • Una pose que represente a algún animal.
  • Una pose que requiera estar de pie.


Ejercicios de respiración para niños

Los niños siempre acumulan mucha más energía que los adultos, y aunque no lo creas, ¡se puede liberar con ejercicios de respiración! Estos ejercicios no solo usan los pulmones, también dependen de otras partes del cuerpo para ser realizados correctamente.

El leñador

Con esta dinámica no solo controlarán la respiración, también lograrán liberar toda esa energía extra al hacer el rápido movimiento que exige la actividad.

Se comienza estando de pie, con las piernas un poco más separadas que a la altura de la cadera, y los brazos al frente con las palmas juntas y los dedos entrelazados.

Lentamente se inhala por la nariz, a medida que los brazos se alzan sobre la cabeza, siempre estirados.

Luego, en un solo movimiento medianamente rápido, se exhala por la boca y se hace un movimiento de leñador cortando leña, hasta que los brazos pasen entre las piernas.

Entonces se comienza a inhalar lentamente hasta regresar a la posición anterior. El ejercicio se repite entre tres y cinco veces.
El ritmo y la velocidad dependerán de cada niño, así que no hay que preocuparse si alguien lo hace más lento que otro.

Intercambio entre fosas nasales

Este es un ejercicio práctico que ayuda a lidiar con la ansiedad y ayuda a relajar la mente.

Sentados, con las piernas cruzadas, se comienza por inhalar lenta y profundamente por la nariz y cuando alcances el punto máximo de inhalación, con el dedo índice derecho se tapa el orificio nasal derecho, a la vez que exhalas todo el aire por la fosa nasal izquierda.

Ahora inhalas nuevamente por la izquierda y, cuando alcances el punto máximo de inhalación, intercambias: usas el índice izquierdo para tapar el orificio izquierdo, exhalando todo el aire por la derecha.

Inhalas una vez más por la derecha y repites.

Actividades de relajación para nutrir a los más pequeños de casa

Son innumerables los beneficios que la práctica de Yoga brinda a los seres humanos, ya que no solo modifica y mejora nuestras dinámicas diarias; sino que puede convertirse en un estilo de vida, que nos permita entender que no todo está en la rutina cotidiana de occidente. Hay mucho más que eso, y al entenderlo todo puede cambiar. Los niños tienen una ventaja: su permeabilidad al conocimiento. Entonces, ¿por qué no empezar desde chicos algo que les hará tanto bien?

Hay niños que sufren de estrés, es una injusticia que a una edad tan temprana ya los chicos estén sometidos a duras rutinas de estudio y disciplina. La práctica de Yoga para niños es muy beneficiosa en este y muchos otros sentidos, por eso explicaremos una de las tantas actividades que pueden hacerse. Obviamente no podemos comenzar de golpe, es bueno ir poco a poco, y hacer algo a modo introductorio para la relajación y disposición de la mente y del cuerpo.

Lo primero es alcanzar la calma, lograr la concentración en tranquilidad, y abrir la mente para tener disposición a aprender. ¿Qué es lo más básico de los primeros pasos? La respiración. Es conveniente explicarle a los chicos que esto es algo que, a pesar de hacer en automático, muy bien podemos controlar. Al tener ese control, la perspectiva de la persona cambia, y es capaz de darse cuenta de cuándo no está respirando bien.

Es bueno que se practique el Yoga en grupo, para que los niños se pongan en círculo alrededor del instructor. Una vez dispuestos, deben inspirar muy profunda y calmadamente, alzar sus brazos con las palmas hacia arriba y llegar a la altura de la cabeza. Cuando ya han cogido todo el aire, este se suelta muy despacio, se bajan las manos con las palmas hacia abajo hasta llegar a la punta de los pies. Esta dinámica se repite, aconsejablemente, unas tres veces.

Luego de esos tres ejercicios de respiración y estiramiento, se sugiere pedirles a los niños que tomen aire por la nariz, tapen uno de sus orificios y, al momento de tener que botarlo, tapar el orificio contrario. Esta pequeña práctica es muy buena también para dormir, para relajarse en cama, y los chicos pueden aprender ese truco y aplicarlo solos. De tal manera que sepan cómo relajarse o concentrarse siempre que lo necesiten.

Continuando con la práctica en círculo junto a el o la instructora, conviene prender una vela para que ahora se sienten a su alrededor. Luego, se llama individualmente a cada chico para que se acerque a la vela cogiendo y botando aire muy despacio para que esta no se apague. Así, los chicos se habrán relajado, y pueden iniciarse en ciertas posturas fáciles para edades tempranas. En esta oportunidad se aconseja hacer la del árbol.

Al terminar, es aconsejable realizar algún juego a preferencia del instructor, de modo que la finalización sea lo más amena posible y los chicos puedan asociar lo que hicieron con algo tranquilo, pacífico; no con una tarea. En esta sesión habrán aprendido a controlar la respiración siendo conscientes, mejorarán sus capacidades de concentración y comenzarán a imitar las posturas de forma correcta.

Juegos de yoga para niños: Carrera por el yoga

Desde muy temprana edad, el yoga puede ayudar a desarrollar las funciones psicomotoras de los niños, lo que se traduce en un mejor crecimiento y desarrollo para ellos. Una forma de fomentar el aprendizaje del yoga y de entretener a los niños a partes iguales es usar diferentes juegos de yoga para niños, de ésta manera se divertirán aprendiendo.

LEER MAS

Juegos de yoga para niños: Tren del yoga

Los juegos son una de las principales formas de entretenimiento de los niños, y con los juegos educativos, además, aprenden. Teniendo esto en mente, para ellos no habrá mejor forma de practicar el yoga que con diferentes juegos de yoga para niños, en donde la diversión y el aprendizaje son los platos principales.

LEER MAS

¿Qué beneficios concretos traen las posturas de Yoga?

El Yoga es una disciplina que beneficia a todo ser humano que la practique, no solo en edad adulta; sino también –y de hecho es aún más beneficioso– en edad temprana. La propuesta de realizar esta práctica en aulas se ha conocido un poco más en Latinoamérica durante los últimos años, pero aún queda mucho camino por recorrer. Quizá se preguntarán por qué es tan importante, y existen investigaciones académicas y trabajos de campo que nos ayudan a responder esa interrogante con mayor rigurosidad.

LEER MAS

¡Yoga en el aula! Una propuesta para el beneficioso desarrollo de nuestros pequeños

Peggy, entrenadora de YogaKiddy, durante una capacitación de Yoga en el Aula en la escuela de lenguaje Jardín del Mar en el Quisco, Chile.

¿Realizar sesiones de Yoga en el aula trae beneficios para los niños? La educación infantil tiene diversas etapas, todas fundamentales para su posterior desenvolvimiento, y estamos acostumbrados a verlos crecer en contextos escolares y familiares en los que aprenden a leer, escribir, hablar, contar, calcular, entre tantas otras cosas… Por supuesto que esto les hace bien, y los inserta en el mundo académico y laboral, pero la pregunta que ahora queremos traer a discusión es: ¿cuentan con un desarrollo integral?

LEER MAS

Formación de Monitor de Yoga Infantil en Viña del Mar, Chile

Madhu, entrenadora YogaKiddy, enseñando la postura del Avión durante la Formación Internacional de Monitor de Yoga Infantil en Viña del Mar, Chile.

Para grandes transformaciones necesitamos unificar energías y valorar el trabajo en equipo, donde cada ser que compone la red colabora con sus capacidades y cualidades…

LEER MAS