YogaKiddy

Integrar la disciplina del Yoga, en niños favorece su desarrollo emocional

8 (1)
8 (1)

El desarrollo emocional o afectivo se refiere al proceso por el cual el niño construye su identidad, su autoestima, su seguridad y la confianza en sí mismo y en el mundo que lo rodea, a través de las interacciones que establece con sus pares significativos, ubicándose a sí mismo como una persona única y distinta. A través de este proceso el niño puede distinguir las emociones, identificarlas, manejarlas, expresarlas y controlarlas. Es un proceso complejo que involucra tanto los aspectos conscientes como los inconscientes.

El yoga ayuda a este proceso a través de sus técnicas de respiración, haciendo estas conscientes, como las posturas físicas de inversión ya que mejoran la circulación sanguínea en el cerebro lo cual favorece la concentración y el desarrollo del mismo.

Estudios que midieron las diferencias cerebrales entre los niños que practicaban yoga regularmente y los que no, dieron resultado con un gran diferencia de inteligencia emocional así como física.

El yoga aumenta la conciencia del cuerpo, alivia el estrés, reduce la tensión muscular, la tensión y la inflamación, agudiza la atención y la concentración, calma y centra el sistema nervioso. Los beneficios positivos del yoga en la salud mental y emocional lo han convertido en una herramienta práctica importante de psicoterapia (American Psychological Association).

Algunos ejemplos de posturas invertidas que ayudan son Postura sobre la Cabeza, Postura sobre los Hombros y el Arado.

Un juego para hacer divertida la disciplina del Yoga es formar grupos de 3 y hacer las posturas juntos, con la posición de Paschimottanasana por ejemplo entre dos se agarran y jalan de las manos y una tercera persona cuidando de las espaldas de los dos presionando suavemente.

¡Síguenos en Instagram!