El Reciclaje en el Yoga Infantil

Por medio del Yoga también podemos brindar otra gran enseñanza a nuestros niños y niñas, como el respetar y cuidar el lugar donde vivimos. Mediante la acción de reciclar, les mostramos que respetamos el medio ambiente, que amamos nuestro hogar, que protegemos nuestro mar, que valoramos el aire limpio y que anhelamos que la existencia sea mucho más consciente. El reciclaje es necesario hacerlo presente, porque responde a las necesidades de hoy en día. La labor es conscientizar sobre ello en nuestras prácticas de yoga y promover el amor por el lugar donde vivimos . La educación ambiental  es vital para generar una población más sensible, donde los niños/as valoren las instancias para dar una segunda vida útil.

Las 4R: Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar, nos guían hacia la comprensión y a la práctica de instaurar hábitos para la  protección del planeta, desarrollando una visión necesaria de sostener día a día con coherencia y voluntad.

El consumir menos y reciclar más, nos invita a conectar con nuestra creatividad y visualizar oportunidades de creación y planificación de nuestras clases, sin la necesidad de adquirir material comprado en el comercio.

Reciclaje en Casa

Si bien la propuesta de Reciclaje es proporcionada por nosotras/os en nuestras clases de yoga, necesitamos que traspase fronteras y podamos incentivar estos hábitos a nivel familiar. Es por ello, que mediante sugerencias y acciones metodológicas podemos integrar  a la familia en nuestro objetivo de contribuir a la educación medioambiental de nuestro planeta.

Reciclaje y Planificación

Si planificamos sosteniendo por objetivo, el promover las 4R, veremos como todo se vuelve una oportunidad. Como todas aquellas cosas que no sabíamos para que podían ser utilizadas, se convierten en un elemento fundamental para una clase.

Por ejemplo:              

  • Conos de confort: Creación de  circuitos para trabajar respiración, específicamente el soplo.
  • Tapas de botellas plásticas: Formas geométricas para recorrer con nuestro cuerpo.
  • Bandejas de plumavit: Máscaras de animales y sus así practicar sus posturas.
  • Cds: Mandalas colgantes para nuestra concentración.
  • Platos de cartón: Atrapasueños para fomentar el descanso.
  • Botellas plásticas: Botellas de la calma para la ansiedad.
  • Tarros de café, leche: Instrumentos de percusión para marcar los tiempos.
  • Cajas de huevo: Para realizar caminatas sensoriales.
  • Botellas y Cajas de mayor tamaño: Circuitos para actividades de desplazamientos.

Presentando material reciclado y creando junto a ellos/ellas durante alguna clase, estamos promoviendo esa consciencia de la cual hablamos, y así poder generar cambios por medio de pequeñas accione. Así sumamos, colaboramos, aportamos.

El yoga infantil es una poderosa herramienta de transformación, un medio amable y respetuoso para educar en muchos aspectos. La invitación es a descubrir todas las posibilidades que nos entrega para colaborar en el desarrollo integral de nuestros niños y niñas.

Peggysue.S.S

Alimentación y Yoga Infantil

La responsabilidad al trabajar con y para la infancia es transversal. Por medio del yoga infantil podemos desarrollar consciencia en diversos aspectos y uno de ellos totalmente necesario, es el autocuidado mediante una alimentación saludable. Ayudarles a comprender que tomar decisiones alimentarias con responsabilidad es un acto de amor propio, es también generar reflexiones en torno a la manera de nutrirse y a la forma en que queremos vivir. Nuestra alimentación habla del amor que tenemos por nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras emociones. El tomar consciencia de los alimentos que consumimos, es un camino de descubrimiento que invita a explorar y transformar.

La comprensión del autocuidado es necesaria ser descubierta en la infancia para así nutrir el camino. La consciencia sobre la alimentación permite valorarnos y valorar lo ancestral. Promover una cultura nutricional es sostener la sólida convicción de que lo que comemos ahora, determinará nuestro futuro. Es la alimentación una oportunidad para encontrarse consigo mismo/a, con la naturaleza, con la creación, con el todo.

Hipócrates decía: “El padre de la enfermedad puede ser cualquiera, pero la madre es una mala alimentación”

Una alimentación inadecuada sostenida durante nuestra vida adulta tiene considerables impactos negativos. Pero en lo que respecta a la infancia las consecuencias son aún mucho peores. Los niños y niñas se encuentran en su más elevado nivel de desarrollo en todos los aspectos: físico, mental, intelectual, cognitivo, etc. Una infancia en donde no se cuidan los hábitos alimentarios, crea un sistema inmunológico débil, un cerebro poco estimulado y una existencia con muchos riesgos.

Alimentación y Sistema Nervioso

Para cuidar la buena transmisión y conducción del sistema nervioso es fundamental que la mielina este siendo producida adecuadamente, y para ello, es imprescindible mantener una dieta con aquellos alimentos requeridos para su buena producción y regeneración. 

¿Porque es importante la Mielina? La mielina es una sustancia grasa que envuelve las fibras nerviosas y tiene como función el aumento de la velocidad de los impulsos nerviosos, facilitando la comunicación entre neuronas. Este proceso va en paralelo con el desarrollo cognitivo del ser humano. Las conexiones neuronales se van volviendo  más complejas, y su mielinización va relacionada con la realización de conductas cada vez más elaboradas. No es el número de neuronas con lo que influye en el aprendizaje, sino las conexiones neuronales fomentadas por una alimentación saludable. Una neurona recubierta de mielina  transmite cien veces más rápido el impulso nervioso versus otra que no, produciendo una mayor eficacia en el funcionamiento del organismo.

Alimentos favorables para producción de Mielina

  • Ácido fólico presente en cereales integrales y granos.
  • Vitamica C existente en naranjas, limones, kiwi, brócoli, pimentón.
  • Ácido oleico que lo encontramos en aceitunas, nueces, semillas y aceite de oliva.
  • Vitamina A y D obtenidas por el consumo de papaya, zanahoria, espinaca, papa, soya, champiñones.

Alimentos desfavorables para la producción de Mielina:

  • Grasas Saturadas como Frituras y Embutidos.
  • Azúcar refinada como comida procesada, pasteles, dulces, bebidas, kétchup, etc.

Hoy en día estamos comiendo más “productos” que ALIMENTOS, lo que nos indica lo desinformados que estamos como sociedad. El ser humano ha avanzado y evolucionado en muchos aspectos pero en relación a la importante acción alimentaria es necesario avanzar. Los hábitos alimentarios deben ser promovidos por nosotros, los adultos. ¡La responsabilidad es nuestra! El Yoga infantil también es crear consciencia sobre la elección en la variedad y diversidad de alimentos que tenemos a nuestra disposición. Por medio del yoga, podemos  respetar en niños y niñas  el derecho a la vida, el derecho a un desarrollo saludable y con conocimiento.

Peggysue.S.S

Neurociencias, Vínculos e Infancia

El desarrollo inicial del cerebro humano tarda varios años en completarse y existen numerosos estudios que confirman que este proceso dependerá de la calidad de vínculos afectivos sostenidos durante los  primeros años de vida. Este acontecimiento permite la sinapsis y la estabilización de redes neuronales. (Evania Reichert, Wilhelm Reich)

Cuando el proceso sináptico se refuerza, las conexiones neuronales se estabilizan y perduran. Si estas mismas conexiones no se usan con frecuencia, son eliminadas.  A esto le llamamos, Poda Sináptica.

“El niño/a al momento de establecer un buen vínculo con el adulto/a, vivenciará la experiencia de bienestar y placer, lo que dará paso a la liberación de neurotransmisores que estimulan aquella sinapsis.” Shore, 2000.

Con esto podemos entender que el estado emocional de nuestra infancia es fundamental para el funcionamiento del cerebro y todas sus funciones.

Las caricias y el contacto físico juegan un papel transcendente, ya que ellas van directo al cerebro, específicamente al núcleo de Accumbens, lugar donde se producen altas cantidades de Dopamina y Serotonina.

Las explosiones y su magia.

La tan nombrada Dopamina, es un neurotransmisor que se activa cuando se experimentan estímulos motivadores y placenteros, favoreciendo la atención, la acción motora, la creatividad, el descubrimiento, y mucho más.  La Serotonina tiene como labor regular el estado de ánimo, el comportamiento social, la memoria, los niveles de ansiedad,  el apetito, etc.

Los caminos realizados a nivel cerebral de ambos neurotransmisores, colaboran entre si  para un equilibrio emocional, una conducta motivada y un comportamiento organizado. Se convierten en un  dúo de químicos naturales que permiten que seamos felices. No debemos olvidar que una activación importante de ellos depende del apego y vínculo con nuestros niños y niñas.

¡Por eso el amor importa!

Existe una sustancia llamada Cortisol, quien se libera en grandes cantidades cuando vivenciamos experiencias traumáticas y/o estresantes. Esta hormona es altamente dañina para las neuronas, ya que destruye las membranas celulares y la densidad de la sinapsis, afectando el desarrollo motor, cognitivo y social. Junto con esto, afectan a la amigdala cerebral, impidiendo la regulación  de la ira y el miedo.

Por ello, la necesaria re-significación de nuestras prácticas hacia nuestra infancia, para dar paso a vínculos amorosos y respetuosos para sostener una educación del y para el corazón,  para despertar el alma. Amar lo que se hace, permite generar vínculos con la misma cualidad, así ellos y ellas perciben esa manera de sentir/hacer y crear en el mundo. Cuando estamos muy cerca del otro/a comprendemos aún más nuestra naturaleza interna.

¿Cómo podemos colaborar en la producción de estos Neurotransmisores?

  • Por medio de una alimentación saludable. Los alimentos ricos en Tirosina y Triptófano tales como semillas, frutos secos, legumbres, cereales integrales y frutas son precursores de la síntesis de Dopamina y Serotonina.
  • En situaciones de estrés, donde el niño/a se enfrenta a emociones adversas, evaluar la disponibilidad que estamos brindando.
  • Utilizar un lenguaje  de seguridad versus un lenguaje que condena. Ejemplos: Hazlo con cuidado, Agárrate fuerte, Si necesitas ayuda, me avisas. En vez de, “Te vas a caer”.
  • Nutrirnos constantemente como adultos y adultas en relación a nuestras habilidades “blandas”, mejor llamadas Interpersonales.
  • Usar la fuerza indestructible de la ternura, desde la suavidad de las caricias, la magia de la mirada, la dulzura de la voz, el arte de escuchar.
  • La intencionalidad de nuestra labor ya sea como educadoras, madres, tías y/o cuidadoras debe llevar siempre el arte de lo afectivo.

Peggysue.S.S